ADVERTENCIA

Este blog incluye varios links a sitios porno. Estos sitios los visito frecuentemente y me consta que son seguros y a lo que más llegan es tirar unos popups ofreciendo leseras cuando uno aprieta PLAY o hace click en alguna parte de la ventana. Tú simplemente ciérralos y disfruta tu video en paz. Si tu computador hace otra cosa que te asuste, cierra todo y me avisas para tomar ver si es necesario corregir algo.

martes, 14 de septiembre de 2010

Mitos del sexo 2: Lo de los gordos es ilusión óptica


Miren cómo aprende y aprende uno.

Recuerdo que una de las motivaciones menos obvias, pero igual de importante, por la que decidí bajar de peso, hace más de una década ya, fue porque estaba bajo el convencimiento de que los gordos tenían el pene chico y, peor aún, que con la gordura se les iba achicando. El saber popular, decenas de comentarios, imágenes y sapeadas fugaces de camarín me lo confirmaban. Con recaídas en el camino, conseguí bajar de peso (de 94 kg. a 76 kg., a mucha honra), lo que alejó el fantasma del achicamiento a una distancia en que ya ni me acordaba de él. 

Hasta que me topé con este artículo, y varios otros que revisé luego para contrachequear, que me echaron este mito por la ventana. Efectivamente. El chisme nunca fue cierto.

Resulta que la sensación de que la gente rellena la tienen chica es una mera ilusión óptica. Por lo visto todos la tienen dentro de los rangos normales. Normal, según este artículo y otros que he leído, va entre 12cms. y 13 cms y algo (esto lo chequearé, porque se supone que igual existen diferencias étnicas al respecto). Así que eso, los gordos la tienen igual de grande que el resto.

Buenas nuevas para nuestros lectores que, o sufren el problema o sufren a sus parejas con el problema (entiendo que hay gente que tiene su predilección por la gente más gorda. Este posteo no es para ellos(as), obviamente). Lamentablemente, no es tan así. El hecho sigue siendo que se les ve más chica. Y no solo eso, sino que la realidad es, de hecho, peor que tenerla chica. La ilusión óptica de ver un pene más tacuaco es producto, claro, de que a un gordo/obeso se le ve todo más chico que la guata, las piernas y los brazos, que es donde se agranda más el cuerpo. Pero no solo eso. Aparte de la guata, cuenta lo que he leído, los gordos acumulan grasa en la zona prepubiana y terminan formando una especie de delantal chico que, con la prolongación de la gordura en el tiempo, conduce a dos efectos. El primero, motivo de este posteo, es triste para el usuario, chistoso para el público y matapasiones para la pareja (si es que no ha desarrollado ya un gusto especial por la gordura de su partner, en cuyo caso nada de ésto aplica, insisto). El caso es que el pene queda, literalmente, enterrado bajo pliegues de piel y grasa, como podrán apreciar en las fotos del Link 1. Agréguenle la presencia de una mata de bello púbico normal y a buscar microscopio se ha dicho. No parece existir una taxonomía consensuada al respecto, pero en general la condición la encontrarán como pene escondido o pene enterrado (en inglés hidden, buried o hidden penis). 

Existe tratamiento para echarlo para afuera, eso sí, con cuchillo y sin cuchillo y eso se puede combinar con una reducción significativa de peso. En el Link 2 se explican algunos con más detalle como parte de un artículo dedicado al tema del tamaño. Los resultados pueden ser penosos igual, lamentablemente. Por ejemplo, si ven el último caso del Link 1, verán un paciente que bajó de peso gracias a un bypass gástrico y luego fue operado para que su pene viera la luz del sol nuevamente. La visual, sin embargo, es deprimente igual, esencialmente por la piel flácida que queda colgando. En varios foros leí que ese pellejerío no se elimina con ejercicio y que la cirugía plástica lo elimina pero se ve wácala igual.

El segundo efecto es, lisa y llanamente, asqueroso: de no mediar un muy buen aseo, la zona suele terminar oliendo a rayos pues la humedad constante termina mezclando transpiración, bacterias y hongos. Por lo visto es común la inflamación y las infecciones de la piel del pene y de la zona misma. Y ojo que estamos hablando de pacientes relativamente jóvenes. En los ejemplos, el rango es entre 35 y 53.

Así que nada de buenas noticias, mis congéneres más llenitos. Mi motivación inicial para no ser guatón no estaba basada en la verdad, cierto. Pero la verdad no me habría desmotivado, todo lo contrario. Si lo pienso bien, preferiría mil veces tenerla más chica que el promedio antes de que el objeto de mis afectos tuviera que ir a buscar mi pene en un mar de rollos y pelos. Y con la nariz tapada, más encima. Si esta imagen no los motiva a bajar de peso, no se me ocurre qué más.
 

3 comentarios:

Lady of the Cats dijo...

Quiero agregar como dato con respecto a las ilusiones ópticas, que me he enterado que es una práctica no tan poco común que algunos hombres se depilan esa área para que su miembro se les vea más grande. Esto sucede ya que los pelitos que tapan al "chiquilín" dan la impresión de que fuera más pequeño al vérsele sólo la cabecita...pero al removerlos, se vería al pene en toda su "dimensión". Dato interesante para aquellos que no estén conformes con el tamaño que diosito les dio, o que se sientan un poco inseguros con respecto a él...o simplemente, quieren que se les vea más grande.

Daniel Muñoz Acevedo dijo...

Es cierto. Ahora, si tienes una guata indecente como la de los pacientes de estas fotos, depilarse igual significaría una catástrofe mayor a nivel estético.
No hay por donde ganar aquí, parece.

Lady of the Cats dijo...

Quizás por el tema de higiene? Aunque claramente ser obeso es algo malo en todas las direcciones por donde se le mire. Así que, a comer sano.

Publicar un comentario