ADVERTENCIA

Este blog incluye varios links a sitios porno. Estos sitios los visito frecuentemente y me consta que son seguros y a lo que más llegan es tirar unos popups ofreciendo leseras cuando uno aprieta PLAY o hace click en alguna parte de la ventana. Tú simplemente ciérralos y disfruta tu video en paz. Si tu computador hace otra cosa que te asuste, cierra todo y me avisas para tomar ver si es necesario corregir algo.

viernes, 12 de noviembre de 2010

Bésame, bésame mucho…

 

image

Me acuerdo que los besos eran más importantes en la vida cuando era más bien lo único a lo que uno podía aspirar. Luego el gusto se va desviando a otras cosas. Y en eso se queda uno sin darse cuenta de que el mundo del beso es esencial y prácticamente inagotable.

Cuando chico la hazaña de la fiesta (imposible para la mayoría) era el atraque. Y si es que. Y aún así, parecía ser más importante para las nenas que para los nenes. Para los nenes la gracia era qué tan lejos podías llegar. Por encima de la ropa o por debajo. A qué parte tenías acceso con las manos (mientras más abajo, mejor). Para las nenas era, por el contrario y de manera inexplicable, qué tan buenos eran los besos. Nunca escuché a ningún amigo  (como sí escuchaba a mis amigas) comentar sobre la calidad de los besos de su pareja del momento. Solo a mujeres les escuché alguna vez decir, en varias ocasiones, textualmente cosas como:

- ¡Es que daba unos besos tan ricos!

- ¡Los medios besos!

- ¡Nos hicimos tira a besos!

Y así y todo nunca caía.

Los besos eran importantes. Los besos SON importantes.

Quizás tiene que ver con que entré muy tarde al mundo de los besos. Para cuando conocí de besos (gracias Paola, fuiste seca, aunque me hayas pateado apenas dos días después), estaba ya demasiado cerca del momento en que la vida ya te ofrece la posibilidad casi cierta de encamarte con alguien. Así las cosas los besos ya no eran lo único que podías conseguir sino el camino inicial para otras cosas que iban a pasar. Apenas conocidos, ya habían perdido el foco de mi atención.

Y resultó que siempre estuvieron ahí. Incluso como préambulo y no como plato de fondo, siempre estuvieron ahí. Y no hacerle caso a los besos resultó ser un error. Porque me gustaban. Me gustan.

Y porque pucha que son importantes. Los besos te dicen todo de tu pareja. Te indican niveles de amor, niveles de interés, niveles de calentura. Un beso te revela secretos. Un beso es un “Sí” definitivo en un mar “Nos” previos. Un beso es un indicador palpable de desamor o de complicidad cariñosa eterna.

Me estoy leyendo la novela “El Museo de la Inocencia” de Orhan Pamuk, Premio Nobel turco, en la que pasa por dos páginas describiendo los atraques que se da con su joven amante en una historia que pinta para drama. Y lo que me dejó pegado es que, pese a que parecía haber una significación evidente entre tanto jugueteo de labios y lenguas, el protagonista descubre que, en realidad, lo que más disfrutaba era el hecho de que con su amada se daban besos por el mero placer egoísta de besar, que era diferente a cualquiera de las otras cosas que podían y hacían.

Saber besar, me cae la teja entonces, tiene un lugar central entre las técnicas amatorias. Quizás EL lugar central.

Y yo, el muy idiota, empecé con corridas de paja y cunnilingus.

Sigo sin entender, parece.  


¿Y ahora qué? Pues lo obvio, observar con atención, tomar nota y a practicar se ha dicho.

Primero, algo de lectura introductoria, para que chequees qué tanto sabes dedar besos.

En español, una tipología breve de besos en Helectron.com.

En inglés, una tipología más completa preparada por Sexinfo101.com, los que la llevan de verdad.

Segundo, como la cosa es más bien práctica, algunos ejemplos para ver cómo se ve un buen beso y cómo la cosa varía según la combinación testosterona-progesterona.

Entre hombre y mujer. Un beso de película con clase. La historia de esta escena de Notorious de Alfred Hitchcock, es que pudo presentar una escena de un beso mucho más largo de lo que el código Hayes (la censura de la época) permitía en las películas. Y lo consiguió simplemente enfocándose en lo que rodea a un beso y que es tanto y más importante que el beso mismo. Las miradas, la cercanía, la intimidad. Antes de morir, todos deberíamos tener un atraque así. De película. | YOUTUBE

La diosa Ingrid Bergman y el envidiable Cary Grant atracando con estilo en “Notorious” (1946) de Alfred Hitchcock | YOUTUBE

 

Entre hombres. Bien sobado, agarrado y empujoneado.

Luego, entre mujeres. Suave, lento, cariñoso e igual de intenso. | XHAMSTER.COM

Finalmente, un tutorial más avanzado para los que quieran explorar terrenos desconocidos. | YOUTUBE

Ideas nuevas. Viene en inglés pero los monitos son suficientemente explicativos.

5 comentarios:

sinpecasnohayparaiso dijo...

Excelente post nuevamente Daniel. Deberías escribirlo en Inglés también porque por lo menos acá la opinión más generalizada es que los gringos no saben besar. Definitivamente a estos locos les corre menos sangre por las venas.

Daniel Muñoz Acevedo dijo...

Y ayudar al primer mundo? Nica. En algo que podamos tener ventajas, digo yo.
Gracias.

sinpecasnohayparaiso dijo...

hhahaha tienes toda la razón. Gringos lesos, les falta latinoamerica.Igual hay unos que se defienden.

Anónimo dijo...

Excelente post. De verdad, tengo una pareja homosexual y debo decir que es la persona que me ha besado de la mejor forma. No la podría comparar con los besos que le di a algunos hombres, creo que ellos están a mundos de distancia de mi mujer, que es simplemente fascinante. Creo que ella sabe cómo desviar mi atención hacia ella con un simple roce de sus labios, así que estoy totalmente de acuerdo contigo. Los besos son los únicos que te llevan a la luna sin necesidad de contacto sexual.

Insisto: Excelente post ;D.

Mar dijo...

"El beso es la puerta de entrada a muchos "si" en un mar de "nos" '.... la tarjeta de presentación para esos "si"... muchos medimos la calidad de lo que aportarán esos "SI" basados en ese beso, si es apresurado quizás su sexo tbn lo sea... si es muy lento quizás su ritmo tbn lo sea... Es tanto lo que dice un beso!... quizás incluso, la calidad del "Cunnilingus" ... ya que como dice JLO en esa pésima película con Ben Affleck "Gigli"... la boca es el punto de partida y a la vez lo más parecido a una vagina.


pd: si, tbn tenía un blog. Mula, pero lo tenía.

Publicar un comentario