ADVERTENCIA

Este blog incluye varios links a sitios porno. Estos sitios los visito frecuentemente y me consta que son seguros y a lo que más llegan es tirar unos popups ofreciendo leseras cuando uno aprieta PLAY o hace click en alguna parte de la ventana. Tú simplemente ciérralos y disfruta tu video en paz. Si tu computador hace otra cosa que te asuste, cierra todo y me avisas para tomar ver si es necesario corregir algo.

jueves, 2 de diciembre de 2010

SPS y La Nación contra los tontos graves

image
Sentimientos encontrados me produjo este artículo al que me linkeó un amigo de SPS. La primera, alerta frente a la presencia de la competencia. Segundo, alegría frente a la calidad de la competencia. Tercero, sorpresa al constatar que estamos más rodeados de tontos graves que de mojigatos.
La sección se llama Mercado del Placer y está en el diario La Nación. Échenle una ojerada aquí y vean qué les parece.


¿Listo? Bueno, ahora pasen a leer este posteo.

Está wena la sección, encuentro yo. Por sobre todo por lo desprejuiciada de la propuesta. Como que no hubiese nada de esa aproximación cartucha del chileno que solo puede tratar cosas de sexo si lo hace desde el chiste de doble sentido más básico o desde la consulta médica que lo reduce todo a mecanismos fisiológicos.

Siempre he sentido que la manera de tratar los temas sexuales en Chile sigue siendo particularmente básica. Todo se centra, se me hace a mí, en una imagen muy restringida de lo que hace atractivas a las mujeres. Por lo pronto, su cuerpo o, más bien, la exhibición de su cuerpo. Mostrar el cuerpo de la mujer en nuestro cine o en televisión es sinónimo automático de “contenido erótico”. Pero no mucho más que eso, la verdad.


Claro, ha aumentado la cantidad de exposición pero siempre en el tenor picarón que impusieron ahora último  películas como Sexo con Amor o El Chacotero Sentimental.  En nuestra televisión ya es una cuestión instalada: las películas softcore de Chilevisión, las teleseries nocturnas de TVN, la exposición de adolescentes semidesnudas de Yingo (ex-Mekano) y todo tipo de miniseries nocturnas cuyo gancho mediático sigue siendo el “contenido erótico” (es decir, mujeres desnudas en situaciones picaronas o calentonas).


El éxito claro de este tipo de propuestas puede ser interpretado como un indicador relativamente confiable de que, por lo visto, nos gusta mucho ver mujeres chilenas desnudas en escenas de sexo. Pero la uniformidad del tratamiento del tema parace también indicar que aquella predilección es bastante restringida, también.  El mero hecho de tratar cuestiones sexuales parece ser motivo suficiente para motivar nuestra clásica combinación de incomodidad, risas nerviosas y avergonzadas. Y claro, una mirada ávida y un interés difícil de contener. Y esa combinación de interés patente y cautela e incomodidad siempre me ha parecido característico de nosotros como pueblo.

Y todo eso me suena a inmadurez generalizada. Es la misma reacción que recuerdo que teníamos mi grupo de amigos y amigas  preadolescentes cuando alguien mencionaba algo sobre sexo: alguien se había corrido la paja, había dado un beso, a alguien le  estaban saliendo pelos en alguna parte, a alguien le habían corrido mano. Todos hacíamos como que sabíamos, pero a la larga la risita nerviosa era la reacción generalizada ante tanta cuestión misteriosa.

De exactamente esa misma manera sentía que la gente hablaba de esas cosas raras que pasaron en Chile, como cuando Daniela Tobar apareció en su casa de vidrio o cuando todos querían empelotarse para Spencer Tunick.


imageimage










Y quizás para allá voy, entonces. Que la discusión del sexo como objeto social y cultural sigue teniendo para nosotros un elemento de misterio y tabú. Se discute más bien a escondidas, con reserva, en privado. Y eso es raro, encuentro yo. Porque se trata aquí de instalar las cuestiones sexuales como un tema social, lo que no implica necesariamente discutir nuestras propias vidas sexuales individuales, las que pueden mantenerse perfectamente en el ámbito de lo estrictamente privado. Pero como que nos cuesta abordar el tema sin sentir que hacemos algo indebido. Y por eso lo tenemos que disfrazar de picardía, humor y doble sentido o, pero aún, de tema médico, desprovisto de toda entretención.


Lo que nos cuesta hacer, tiendo a pensar, es hablar de sexo como si el sexo fuera algo natural.


La risa la usamos para suavizar el tema, porque nos cuesta todavía entrar de lleno en el tema sin sentir que estamos hablando de algo que no se puede hablar con la naturalidad con la que hablamos de nuestro trabajo o de nuestra comida favorita. Gran parte del tiempo, de hecho, hacemos como que no existiera de frentón. Un pudor que raya en el miedo parece permear nuestra aproximación como sociedad a nuestras propias vidas sexuales.

Y por eso me pareció reinteresante ver cómo reaccionó la gente ante este arículo sobre Sasha Grey, que como artículo llega más bien con atraso puesto que cuenta lo que ya sabemos de Sasha hace harto tiempo. Por lo pronto, el primer posteo en este blog fue para esta hermosa y carismática lola.

Lo que me llamó profundamente la atención del artículo fue, primero que nada, el tono completamente desprejuiciado y natural que adopta tanto para la nota como para la entrevista misma. Es muy infrecuente que un tema de estos se trate en medios para público general. Más raro aún es que el objetivo del artículo no sea meramente calentar al público masculino con unas cuantas fotos de una mina en pelotas.

Y más requetecontra raro aún es que el autor del artículo no sienta que deba disfrazar su artículo con intereses médicos, de pseudo-discusión sociológica, ni mucho menos con el tono picarón al que tanto estamos acostumbrados. Por el contrario, el artículo está escrito de tal manera que da por sentado que, por ejemplo, todos sabemos que existen el cine porno y las actrices porno y todo un mundo de trabajo e intereses al respecto. Y lo hace sin echarlo a la risa, ni (pre)juzgándolo de ninguna manera en particular. Por el contrario, rescata lo que puede tener de entretenido e interesante del mundo porno mismo y el personaje entretenido que es Sasha en ese mundillo.

En otras palabras, el artículo asume modestamente que los lectores son personas cuyo entendimiento no vendrá acompañado de incomodidad por el tema mismo del artículo.

Y eso es lo más atípico de este artículo respecto de nuestros medios escritos. El espacio que le han dado nuestros diarios y revistas al sexo ha sido poco y bastante rasca, en general. La cosa se distribuye, para variar, entre la presentación médica sanitizada y la morbosidad más barata.

imageNuestras revistas de sexo antiguas no fueron nunca más allá de la propuesta oblicua de revistas como Viejo Verde o El Pinguino que, aunque contaba con colaboraciones de los mejores dibujantes del momento, no pudo avanzar mucho en el camino de sofisticar el discurso público sobre el sexo. Con chistes rebuenos y dibujos de muy buena factura técnica, estas revistas no se cansaron de buscar  la picardía sobre las mismas claves machistas y simplonas reproducidas hasta la náusea en trabajos posteriores de calidad técnica menor (especialmente en formato de tira cómica (Pepe Antártico, Lolita, Palomita)) o de frentón vergonozosa (como las revistas Choroy o La Papaya, de los ochenta). Todas ellas buscan calentar o producir risa sobre la base de la exposición de  prácticamente el mismo tipo de cuerpo femenino y las mismas situaciones donde se mezcla una fijación reveladora por escenerios en que:
  1. Las mujeres ricas son todas jóvenes y tienen el cuerpo de Yayita de Condorito o m´s exagerados aún.
  2. Todas las mujeres son ricas (incluyendo a las esposas ajenas pero excluyendo la esposa de uno, la “bruja”)
  3. Las mujeres ricas son todas calientes y fáciles.
  4. Los hombres consiguen mujeres con total facilidad.
  5. Los hombres no son ricos sino más normales o, de frentón, feos, guatones y/o viejos (piensen en Pepe Antártico o los pololos de Palomita).  La imagen más recurrente es, de hecho, la del viejo verde.
image
imageimage
Y eso ha sido así durante los últimos 60 años, o al menos sin muchas modificaciones. Lo que me hace pensar que quizás tengo razón en pensar que todavía no estamos en condiciones, como sociedad, de poder tratar al sexo de manera pública como algo natural. Siempre es motivo de alguna pasión poco sana, desde la verguenza hasta el rechazo.

Y si revisan este suplemento de diario La Nación en línea  quizás puedan estar de acuerdo conmigo. La mayoría de las secciones se refieren a cuestiones que sabemos que existen pero que normalmente no sabemos en qué contexto ponerlas. Y el diario hace esa pega por nosotros, simplemente mediante el tratamiento de cada uno como si fuera, miren Uds., algo natural que todos conocemos y sobre lo que quizás nos pueda interesar conocer más. Y así tenemos reseñas de moteles y prostitutas, avisos clasificados personales y notas que ligan al sexo con temas de actualidad o salud. Y en todo momento reconociendo que esto de calentarse es entretenido y que el sexo nos gusta en sus aspectos más poéticos y más cochinos.

Por lo única de la propuesta, me interesó seguir los comentarios de los lectores a esta entrevista a Sasha Grey de Felipe Rodríguez y, claro, confirmé todas mis sospechas respecto a lo difícil que nos resulta proponer temas sexuales como si fuese algo natural. Pero con algunas sorpresas, no se crean. Por ejemplo, las reacciones positivas y tolerantes de la gente son harto más de las que me habría imaginado inicialmente. Y van casi todas por el lado de apreciar el contenido más allá de las presencia del cuerpo menudo y apetecible de Sashita. El resto, como es más o menos esperable,  abarcan un rango que va desde el rechazo visceral hasta la burla y demuestran, por sobre todas las cosas, una incapacidad abrumadora para tomarse la cuestión con algo de naturalidad.

Los invito entonces a  leer el artículo en cuestión, si no lo han hecho ya, y luego revisar estos comentarios. En una de esas, como me pasó a mí, podrán sentir esa extraña sensación de, por un lado, sentirse parte del lote de los tolerantes y de mente abierta y, por otra, entender igualmente la incomodidad de la gente cuando alguien les comenta de estas cosas como si fueran normales.

Nótese que, si mi clasificación al ojo tiene algo de validez, el rechazo más fuerte hacia el artículo no viene de una actitud mojigata necesariamente, que es de lo que uno se queja a la primera de este Chilito nuestro. Más bien, el rechazo se manifiesta desde una postura de seriedad o superioridad intelectual desde la que se considera que entrevistar a esta estrella porno no es malo porque atente contra algún valor moral, sino más bien porque el tema no reviste relevancia, es chabacano y/o atenta contra la inteligencia de las personas.

Lo que es yo, soy un convencido de que la gente verdaderamente inteligente y culta no tiene problemas en discutir sobre sexo de manera profunda, entretenida y variada. Simplemente porque la gente inteligente piensa todo el rato en todo tipo de temas y el sexo es, efectivamente, un tema profundo, entretenido y variado. Por ende, y aunque queramos creer que no es así, todos pasamos siempre pensando en sexo.


LOS BÁSICOS (que solo ven potos y tetas)

OJALA YO HUBIERA SIDO MINA PA TENER PLATA MOSTRANDO EL POTO, PUTA KE ES INJUSTA LA VIDA, ME CAGARON AL NACER, PERO BIEN POR LAS TROLAS, EN TODO CASO NO SE MERECEN MI ADMIRACION. LA VOZ'- VALPARAISO
deberias mostrarte desnudita mejor sera jajajaj mmmmm cositaa
juan carlos-kilpue

 

LOS ESCANDALIZADOS (que encuentran que hay algo inmoral aquí, pero que igual se leyeron el artículo)

  • ¿No salía más barato entrevistar aleatoriamente a cualquier prostituta de la Plaza de Armas? Glorificar a una tipa que se vende frente a una cámara es casi peor que ser periodista de este diario. Mauricio Villablanca - Los Angeles
  • Porque este diario está validando la explotación sexual de una joven? Ricardo Fuenzali

LOS TONTOS GRAVES (que son mucho más serios que el resto y no le ven ni lo entretenido ni lo valioso a este tipo de artículos)

  • Muy bien podria contratarla YINGO o Quique Morande. asi nos entrega mas cultura.  ricardo
  • Potos y tetas para el pueblo Ivan Estobar-Mulchen
  • creo que es mas queuna actor es una promulgadora del vih deberian aver profindisado con las enfermedades de trasmicion sexual seria buen punto ono? teobaldo – temuco
  • PRECUPENSE MAS DEL PAIS Y DE LAS PERSONAS QUE DIADIA NECESITAN PARA GANARSE UN PEDASO DE PAN PERO NO TIENE UN POTO NI UNAS TETAS BONITAS SOLO LUCHA CON LO QUE PUEDEN TENER PARA SOBREVIVIR................... ERIK - LA SERENA
  • Le preguntaste sobre todos los temas, excepto por el VIH.
  • Cabía de cajón que una chica porno tan interesante como esta debía tener también una opinión al respecto ¿no? Christian – Santiago
  • solucionen el problema de la anticoncepción y luego denle tanta portada a estos temas, que son buenos, claro, pero de manera responsable. el reguetón esta a un milimetro de esto, asi que para los adolecentes esto es pan de cada dia. Y bien este medio, LND es mas de lo que muestra la Cuarta el domingo. no hay duda, ahora los medios se han transformado en algo para entretener las mentes y restarle importancia a la conyuntura nacional. como el cierre de decenas de colegios,, que es el principio de la desaparición inevitable de la educación pública, si a eso llegó de lleno lavín de vuelta del extranjero.  métanle mas potos y tetas y menos colegios a nuestros jóvenes, asi mas ganas les dará de estudiar... la dictadura sigue, pero oculta tras una corbata, y sus armas son la ignorancia de todos nosotros. Diego – quipue
  • Que interesante!!! ¿eEs esta La Cuarta Domingo o la nueva forma de hacer periodismo? Jan
  • Basura la nota: ¿la nueva forma de gobernar? Freddy
  • La Cuarta Domingo - LCD de ahora en adelante Decker
  • Me parece bien la entrevista. Ahora, ¿un creador, un escritor, un pintor, un poeta, podrá disfrutar de semejante espacio y fotografías en este espacio???...No sólo de sexo vive el hombre. Ja. Wilfredo Castro
  • DESDE QUE PIÑERA SALIO ES TODO TAN SIMPLON Y CHABACANO, BUEN NOMBRE LA CUARTA DOMINGO Tu abuelita

LOS TOLERANTES (que encuentran que hay algo de valor en al artículo)

  • La cagaron los comentarios, ¡Que gente mas hipócrita y conservadora!, ¡creo que es hora de que cambien el switch, ancianos resentidos! Antonio-Santiago
  • El doble estandar de siempre: chilenos pseudopoliticos, pseudoculturales, pseudomodernistas y pseudomoralistas. Hablemos claro y sin tapujos: La mina es rica y se la come doblada... Pero entran lucas y la loca no se urge. Encima es inteligente y buena pa los negocios ¿VIH? ¿Postura moral? ¿Potos y tetas el opio del pueblo? ¡No me hagan reír! Si igual le miraron las presas a la comadre y les gustaron... No sean cínicos... Y de paso la entrevista estuvo buenísima: Primera vez que veo una mina de estas con cabeza, cultura y olfato de negocios... Otras con suerte se empelotan y cabalgan mascando chicle y mirando el reloj pa ir al siguiente rodaje... Buen artículo, Felipe, enhorabuena nuevitux
  • Una persona que se sacó la maquina de la mente ... pa' allá hay que ir. bas
  • El "cartuchismo" y la descalificación gratuita al parecer son propios de nuestra cultura. El doble estándar que contrapone lo que decimos y lo que hacemos o nos gustaría hacer. Una mirada diferente o artículo que muestra una realidad no debe ser descalificado con tanta liviandad,considerando que la crítica formulada pasa por haberlo leído,por indudable interés en el tema. Lucho R
  • Excelente reportaje. Aunque a muchos no les guste (respeto eso) la industria triple X existe y esta entre nosotros. Me parece muy interesante la nota, desmitifica un poco lo que se piensa de esa industria y de las personas que trabajan en ella... Gracias Felipe R. por la oportunidad de leer estas entrevistas, tienes a un lector que seguirá tus columnas de este tipo... Barbaroverde-Valdivia
  • Me es llamativa su afición a ciertos escritores, ¡y qué escritores, poetas, filósofos! ... Ojalá algunos de quienes juzgan fuesen capaces de tomar en sus manos algunas páginas de Nietzsche o Camus y entenderlas, jajajajaja.... Tampoco me había interiorizado de su postura de vida frente al sexo, "duro o tierno", como dije: llamativa. Maximiliano
  • Me parece muy interesante y valioso conocer a figuras como ella, que, queda en evidencia en la entrevista, tiene interesantes apreciaciones que compartir. Es un paso más para desmitificar al sexo como algo pecaminoso y prohibido. Patricio
  • puros tontos graves comentando... diego
  • interesante. Me gustaria formar una productora porno, con escenas en torres del paine, otra en chiloe, rapa nui, hardcore chilean sex. cristian-temuco 
  • Una nota sobre cultura popular. La industria del porno tiene un valor significativo en nuestra cultura. Esta lola en particular se ha encargado de mezclar además diversos mundos culturales en un pastiche digno de analizar: arte pop, cine porno, música popular, literatura feminista, cine "mainstream" y artes visuales. Ello le ha ganado espacios importantes en medios más "serios". La Rolling Stone le dedicó una portada y un artículo (rebueno, por lo demás) y, claramente, esa no es la Cuarta Domingo. El que solo entienda de potos y tetas, eso es lo único que verá en esta nota. Gracias por el artículo, don Felipe: informativo y desprejuiciado. Daniel www.siemprepensandoensexo.blogspot.com

    No hay comentarios.:

    Publicar un comentario